Mural en Oventik
"En 500 años se negaron a ver nuestros rostros, ¿Porqué ahora quieren ver nuestras caras? - E Z L N"

1 de Enero de 2010 - XVI aniversario de la Guerra contra el olvido

EL GRITO DE INDEPENDENCIA DE LOS DE ARRIBA


¡Viva nuestra independencia! ¡Viva los héroes que no dieron Patria! ¡Viva México! ¡Viva México!, es el grito ridículo en la noche de cada 15 de septiembre de los que se erigen como gobernantes, es el grito de los que ayer atacaban a los que luchaban por la independencia, es el grito patético de los señores de traje y corbata donde cada 15 de septiembre lucen su patriotismo de manera hipócrita, es el grito de cada gobernante donde lucen su mejor grito “mexicano” desde el símbolo del poder, el balcón, ante una muchedumbre, que responden al unísono “Viva México”, ignorante de su propia historia que se conforma con ver al grupo musical de momento. Yo me pregunto:

¿Viva México? cuando sus niños se mueren de hambre y de enfermedades curables…

¿Viva México? cuando sus mujeres son asesinadas en Ciudad Juárez…

¿Viva México? cuando sus hijos son asesinados, desaparecidos y encarcelados por levantar su voz de descontento…

¿Viva México? cuando la Suprema Corte de Justicia libera a paramilitares que masacraron a hombres, mujeres y niños en Acteal…

¿Viva México? cuando sus luchadores sociales están en la cárcel acusados de terrorismo y mientras que los verdaderos delincuentes ocupan cargos públicos… (el gober precioso, Ulises Ruíz, Elba Esther, Peña Nieto, etc., etc.)…

¿Viva México? cuando no hay justicia por la muerte de 48 niños en Hermosillo, Sonora…


¿Viva México? cuando nuestro país pasa por un crack financiero…

¿Viva México? cuando hay un éxodo masivo de sus hombres, niños y mujeres que van en busca de mejores oportunidades en los EEUU…

¿Viva México? por estas y un sin número de atrocidades…

Este es mi grito para recordar la lucha de independencia iniciada por Hidalgo, Morelos, Allende, Doña Josefa Ortiz de Domínguez, etc. ¿Y tú como gritas?... Juntemos nuestros gritos para iniciar la segunda Independencia…

El amor a la Patria no es el amor ridículo de la tierra,
ni a la yerba que pisan nuestras plantas.
Es el odio invencible a quien la oprime,
es el rencor eterno a quien la ataca.

No morirá la flor de la PALABRA.
Podrá morir el rostro oculto de quien la nombra hoy,
pero la palabra que vino desde el fondo de la historia y de la tierra,
ya no podrá ser arrancada por la soberbia y el poder.

Los “patrióticos” de hoy se encuentran en los diferentes partidos. Se supone que allá arriba, por ejemplo, hay centro, izquierda y derecha, Pero en tiempos electorales todos se amontonan en el centro. O sea que como que la geometría se encoge y todos se amontonan en el centro gritando: "YO SOY"...

"Yo soy", dice el Partido Acción Nacional.

El PAN, el partido de la nostalgia por la lucha democrática, Gómez Morín y el "humanismo político". La nostalgia por el Opus Dei, el MURO, la ACJM y Canoa. La nostalgia por la guerra de los cristeros, la sábana santa y el Cerro del Cubilete. La nostalgia por las buenas conciencias, las buenas costumbres, la gente bien. La nostalgia por el triunfo cultural y la sección de sociales en los periódicos (cuando era diferente a la policiaca). La nostalgia por Maximiliano, Carlota, Elton John y el tiempo en que fuimos Imperio. La nostalgia por la aspirina dominical administrada desde el púlpito del pederasta, el ring side en la visita del o al Papa, y los retiros espirituales de "salvemos al mundo del diablo comunista, seamos soldados de dios". La nostalgia por las tardes del bridge, el té – canasta, los Caballeros de Colón. La nostalgia por la quema de las boletas de la elección de 1988 y el cogobierno con el PRI. La nostalgia por un calendario en el que no estuvieron. La nostalgia por "la Patria, mi buen, es la historia recluida en un convento".

Al igual que el actual gobierno federal, el PAN es hoy dirigido por la organización de ultraderecha El Yunque. Bajo su peso yace el PAN histórico y su nostalgia por las familias arropadas con cobijas azules. Y es El Yunque el que (quién lo dijera) nos trata de convencer de que el PAN es ahora una organización política de centro.

"Yo soy", dice el PRI, el Partido Revolucionario Institucional.

El PRI, el partido del "desarrollo estabilizador". El creador del sistema de partido de Estado, desnudado en su momento por los análisis de José Revueltas, Adolfo Gilly, Daniel Cosío Villegas, Pablo González Casanova. El de "Mister Amigou". El de la represión a los médicos, los ferrocarrileros, los electricistas. El de las matanzas del 2 de octubre de 68 y del 10 de junio de 1971. El de la guerra sucia en los 70 y 80. El de las devaluaciones. El de los fraudes electorales. El de los "ratones locos", las "casillas zapato", la "operación tamal", la democracia electoral sintetizada en la consigna de "matraca y gorra, refresco y torta". El del robo, el despojo, el fraude, el asesinato, a obreros, campesinos, estudiantes, maestros, empleados. El de Fidel Velásquez, Rodríguez Alcaine, Jonguitud, Elba Esther Gordillo. El de la Colina del Perro. El de Absalón Castellanos, El del fraude electoral de 88. El del clan Salinas de Gortari. El de la contrarreforma al artículo 27 de la Constitución. El de la frustrada entrada al Primer Mundo. El de la matanza del mercado de Ocosingo. El del solitario Aburto y el aún más solitario Colosio. El de la traición de febrero de 95. El del IVA. El de Acteal, El Charco y Aguas Blancas. El del inicio de la pesadilla en Ciudad Juárez. El de "firmo un acuerdo y no lo cumplo". El de "no traigo cash". El de la ruptura violenta de la huelga estudiantil en la UNAM, en 1999. El de la historia como propaganda electoral. El de la imposición de las políticas neoliberales que han destruido los cimientos de México. El de la privatización de las empresas estatales y paraestatales. El del voto por el desafuero. El del crimen organizado en partido político. El de "la-Patria-mi-buen-es-una-puta-que-regentea-el-más-picudo-o-sea-yo-mero".

Sobre el PRI no hay mucho que agregar a lo dicho y padecido de él. El PRI, surgido de la revolución mexicana de 1910, es, hoy por hoy, el partido con más posibilidades de provocar una nueva revolución en todo el país. El PRI no tiene ligas con el crimen organizado: él forma parte de la dirección de los cárteles del narcotráfico, del secuestro, de la prostitución, del tráfico de personas. El cinismo con el que sus dirigentes desechan la memoria los lleva a hablar y hacer como si no llevaran más de 70 años abusando del poder y lucrando con su ejercicio. Las precampañas y campañas del PRI son el mejor vehículo para provocar la indignación de la gente... y su rebelión.

"Yo soy", dice el PRD, el Partido de la Revolución Democrática.

El PRD, el partido de los "errores tácticos". El error táctico de, con sus pactos electorales, fomentar los negocios de familias disfrazadas de partidos. El error táctico de aliarse al PAN en algunos estados y al PRI en otros. El error táctico de la contrarreforma indígena y los paramilitares de Zinacantán. El error táctico de Rosario Robles y los videoescándalos. El error táctico de hostigar y reprimir el movimiento estudiantil de la UNAM en 1999. El error táctico de la "ley Ebrard" y la "ley Monsanto". El error táctico de ceder el Zócalo de la ciudad de México a los monopolios de espectáculos. El error táctico de hacer equipo con los salmistas. El error táctico de la importada "tolerancia cero" y de perseguir a jóvenes, homosexuales y lesbianas por el "delito" de ser diferentes. El error táctico de traicionar la memoria de sus muertos, hacer candidatos a sus asesinos y reciclar a los desaforados de las candidaturas priístas. El error táctico de convertir movimientos populares en burocracias partidista y gubernamental. El error táctico de manipular las muertes de Digna Ochoa y Pável González para halagar a la derecha. El error táctico de la indefinición frente a los movimientos de resistencia y liberación en otros países, de bajar la cabeza frente al poder estadunidense y de tratar de congraciarse con los poderosos. El error táctico de sus luchas intestinas y los fraudes en las elecciones internas.

“Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el gobierno” es el grito de la gente de abajo, de la gente humilde, de la gente que luchan para que México deje de ser una vergüenza y que la bandera tricolor ondee con dignidad en lo más alto. Es el grito rabioso de los que hoy lloran la noche, de los que se niegan el día. Pero la luz será mañana para…

Vale. Salud y que la dignidad nunca pierda la memoria, que si la pierde muere.

0 comentarios: